Follow by Email

martes, 10 de mayo de 2011

CAUSAS DE ABORTO EN BOVINO




1.    Brucelosis

Es una enfermedad bac­teriana del ganado causa­da por la especie ctbortus. Fue descubierta en Dina­marca y en Colombia se considera que tiene una prevalencia en los predios del 14 al 17% principalmen­te en los departamentos de Arauca, Nariño, Magdalena y Cundinamarca.
Sus principales vías de in­greso son la oral, penetra­ción de la conjuntiva, heri­das, laceraciones de la piel y contaminación de la ubre durante el ordeño. Adicionalmente, los insectos pue­den obrar como vectores mecánicos (ayudan a pasar la bacteria de un individuo a otro) y biológicos (sirven de huésped para su super­vivencia). También se sabe que usar las mismas agujas en varios animales facilita su transmisión.
Luego de que la bacte­ria ingresa al animal por la vía oral, se ubica en nódulos linfáticos y migra a otros ór­ganos por el torrente sanguí­neo donde dura de 10 a 21 días, originando aumento de temperatura corporal. Poste­riormente migra al endometrio y placenta fetal los cua­les son sus sitios predilectos en la vaca preñada, lo mis­mo que los ganglios (nódulos linfáticos) supra mamarios y la ubre.
La muerte y la expulsión del feto ocurren por inter­ferencia de la circulación debido a la inflamación de la placenta. Estos abortos son frecuentes luego del quinto mes de gestación, con retención de placenta. Sin embargo, no todas las in­fecciones resultan en abor­to y pocos animales lo sufren más de una vez.

La brucelosis es una zoonosis (enfermedad compar­tida entre hombres y anima­les) mediante el contacto de secreciones, placenta y consumo de leche sin pasteurizar. En el hombre se de­nomina Fiebre ondulante o de Malta y se manifiesta con fiebre que sube y baja cur­sando con cefaleas (dolores de cabeza) y dolores en las articulaciones.
En cuanto al ganado, un bajo porcentaje de los ani­males se recupera mientras que la mayoría tiene infec­ción permanente con libe­ración de la bacteria por la leche; esta liberación de bacterias puede durar años y ser intermitente. Las crías se infectan también al ingerir leche infectada.
Al desarrollarse la preñez, el feto produce eritritol, azú­car que estimula el creci­miento de la brúcela y es res­ponsable de la localización de la infección en estos teji­dos produciendo, a conse­cuencia, endometritis con úlceras. En algunos casos se han observado problemas de cojeras en vacas por in­fección en las articulaciones.
Mientras más avanzada esté la preñez, es menor el período que la bacteria gas­ta en la replicación, crear síntomas y producir el abor­to, tal vez, debido al efecto protector que ejerce la pla­centa durante la primera mitad de la gestación.
Ya para la segunda pre­ñez la vaca ya ha desarro­llado más defensas y puede que el ternero nazca relati­vamente sano y la produc­ción de leche sea normal, si no hubo lesiones serias en el útero sin embargo las vacas siguen siendo positivas a la infección y fuente de la mis­ma en el hato. Sus terneras eliminan el microorganismo y también son susceptibles a la enfermedad pero si son vacunadas a tiempo no la desarrollan. (Algunas de es­tas terneras permanecen serológicamente negativas pero más adelante, en un futuro parto, pueden disemi­nar el microorganismo).
Vía coital la enfermedad se transmite con dificultad a menos que haya lacera­ciones previas en las muco­sas genitales," pero el semen contaminado sí produce la infección cuando es depo­sitado directamente en el útero (órgano predilecto por la bacteria). Adicionalmente, los toros pueden desarro­llar también problemas arti­culares y específicamente sufrir orquitis (inflamación testicular) generalmente de un solo lado, abscesos e In­flamación del epidídimo, en tanto que la bacteria es li­berada por el semen.

A pesar de sobrevivir al medio ambiente por varias semanas, la luz del sol mata en pocas horas a esta bac­teria, que tampoco tolera medios ácidos. La Brúcelo Oborfus debe incluirse den­tro de los organismos relati­vamente resistentes ya que permanece viva hasta cien días en suelos húmedos, has­ta 75 días en heces húme­das de vacas, en aguas es­tancadas puede durar hasta 14 días si hay temperaturas cercanas a 4 grados y dura hasta 120 días en la mante­quilla; la refrigeración permi­te la sobrevivencia casi in­definida de la bacteria.
Esta es una buena expli­cación de por qué la buena higiene del establo y el man­tenimiento de buenas fuen­tes de agua evitan, en gran parte, la prevalencia de la enfermedad en el hato,
Hay otras especies de brúcela que afectan a otros animales de la finca como las cabras, cerdos y ovejas, y que en la mayoría de las fincas se encuentran cerca de los bovinos, facilitando la difusión de las diversas espe­cies de brúcela entre sí.



2. Leptospirosis

Esta es una importante infección que afecta a to­dos los animales domésticos y también a los humanos, quienes pueden infectarse luego de tener contacto con el animal portador. Ataca a ganaderos, carni­ceros y veterinarios principal­mente; la orina y el conteni­do uterino de los animales infectados es la principal fuente de infección. La im­portancia de esta enferme­dad puede medirse por la disminución de peso de los animales afectados, abor­tos, reducción de la produc­ción de leche, nefritis (infla­mación renal), mastitis y re­tención placentaria.
A menudo las vacas abortan y usualmente en la segunda mitad de la gesta­ción y sin evidencia de otros signos de enfermedad.
Todas las leptospirosis patógenas están actual­mente clasificadas en una sola especie: L interrogans, la cual tiene 180 serotipos, y sólo para unas pocas están disponibles las vacunacio­nes.

En bovinos la Leptospira hardjo y pomona son las más importantes, con tendencia a ser más prevalentes en el ganado estabulado, por la frecuente oportunidad de contacto entre los animales mediante orina y secrecio­nes oculares, nasales y ora­les. En algunos estudios se encontró que los animales jóvenes reportaron más pre-valencia de infección que los adultos.3 Adicionalmente, se ha reportado mayor pre-valencia de leptospiras en zonas con suelos arcillosos y rocosos. En Colombia se considera que hay una prevalencia de esta enfer­medad de, por lo menos, el 20%.
La leptospira es una bacteria que también pue­de transmitirse por el coito ya sea por orina o semen contaminado. No es difícil encontrar bovinos contagia­dos a partir de cerdos infec­tados mantenidos en su proximidad.
Penetra por la piel y mu­cosas laceradas migrando hacia el tejido hepático y multiplicándose allí. La ma­yoría de los serotipos causan lesión de los capilares san­guíneos y el aumento de los gérmenes circulando, vía sanguínea, es el resultado del desarrollo de sitios secun­darios de multiplicación co­mo ríñones, pulmones, órga­nos reproductivos y cerebro.
Después de la infección, en cinco a diez días ya hay anticuerpos detectables en el suero, pero la aparición de la bacteria es intermitente en la sangre lo que dificulta su aislamiento a partir de ésta.
Luego de las infecciones agudas de leptospirosis, los animales se tornan crónicos e incluso, las bacterias pue­den aislarse un año luego de haber ocurrido la sintomatología aguda, actuando así como focos de infección hacia animales sanos. Los enfermos crónicos demues­tran infecciones en riñón, útero, glándula mamaria y cerebro.
Desde que ingresa al or­ganismo, la infección del útero es muy rápida y si la vaca está preñada, el feto se infecta también, de ma­nera que pueden sobreve­nir abortos, muerte fetal, crías que nacen muertas o infecciones de recién na­cidos cursando con fiebre y problemas renales durante varias semanas. La etapa más susceptible de infección hacia el feto es la posterior a las doce semanas de ges­tación.
Los abortos ocurren pero muchas veces los fetos son retenidos por largos períodos en el útero, sufren lisis (de­gradación de tejidos) con la gran desventaja de que al ser expulsados, las lectopiras han muerto tiempo atrás, dificultando su aislamiento para diagnostico.

3- Clamidiosis

Se conoce como aborto epizzótico (es decir que pueden afectar varias ganaderías en varias regiones al mismo tiempo) no parece presentar abortos repetidos en las mimas hembras por lo que se deduce que, superado el aborto, queda una duradera inmunidad. Sin embargo, estos abortos en Colombia son de baja incidencia ( o sea que el numero de casos nuevos de la enfermedad son muy pocos).
Los agentes clamidiales son bacterias celulares obligadas (necesitan vivir dentro de las células). Hay varios tipos de ellas relacionados con abortos e infecciones entéricas y otras con poliartritis (artritis de diversas articulaciones) y encefalomielitis (inflamación de los tejidos del encéfalo y médula espinal.
No hay signos definidos antes del aborto y todas las hembras son susceptibles a él, y aunque pudiendo ocurrir en diferentes etapas de la gestación, la mayor parte sucede en el ultimo tercio, donde la retención de placenta y los problemas para conseguir una nueva preñez son los signos más frecuentes.

4- Listeriosis

Es causada por la listeria monocytogenes que en rumiantes trae encefalitis y abortos invadiendo fetos y neonatos. Afecta también a los humanos con predominio en zonas con temperaturas bajas. Su habitad normal es el intestino de los mamíferos. Los vegetales y los silos se contaminan con el suelo y heces de animales pasando también a los humanos por la leche, carne, huevos y verduras, los rumiantes alimentados con los ensilajes son más propensos a sufrir la infección.
Luego de que la bacteria ingrese por inhalación o ingestión, se ubica en sus sitios predilectos, la pared intestinal la placenta y algunos órganos del sistema nerviosos, hay que destacar que una simple laceración de los órganos intestinales facilitan la entrada de la bacteria hacia las ramas nerviosas, cuando invade el organismo puede excretarse por la leche, lagrimas, heces fecales secreciones nasales, descargas uterinas y orina. El resultado es placentitis muerte fetal, abortos esporádicos entre los cinco y ochos meses de gestación, aparición de fetos muertos y/o muertes neonatales.

4- Vibriosis

Esta es la típica enfermedad venérea del ganado (es decir de transmisión sexual) con infertilidad en las hembras causada por la bacteria Vibrio o Campilobacter fetus. Su principal signo es la repetición del celo luego de la monta o inseminación; en la fase aguda de la enfermedad se presenta vaginitis, endometritis y moco sucio-
La muerte del embrión ocurre en un periodo bien temprano y no causa exsudado y secreción notoria pero la presencia de un embrión muerto en el útero evita la regresión del cuerpo lúteo y por lo tanto el calor demora en presentarse. Los abortos son poco frecuentes y se cree que son ocasionados por la mismas toxinas producidas por el agente, la preñez puede lograse luego de dos o tres inseminaciones o montas pero si el semen esta infectado, la bacteria, en una o dos semanas, alcanza fácilmente el ovulo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada